Infantil Nostalgia

Para Isa, mi princesa, con todo el cariño




Tu nombre me recuerda a la felicidad,
el frescor, las piedras,  la angulosa corriente,
el sol sobre la piel inocente…

Tu nombre me recuerda a la felicidad,
tan solo escucharlo me sumerjo en mares de nostalgia,
cuyas olas refrescan las llamas de mi alma…

Tu nombre me recuerda a la pureza,
al cuarzo de cantos húmedos,
tallados en caprichosas formas,
por la gratitud del agua …

Tu nombre me recuerda a una bicicleta,
a un balón, a una muñeca…
Tu nombre me recuerda a un arroyo,
a una cabaña, a una charca,
a las apetitosas moras,
que cogía entre las zarzas…

Tu nombre me recuerda a la niñez, a la inocencia,
tu  nombre me recuerda…
que la vida, una vez… fue perfecta





votar

Deformes Formas

Esas formas incorpóreas, que por la mente deambulan, susurrando incógnitas de ecuaciones insostenibles…

Esas formas invisibles, que por la mente merodean, avivando o enterrando sueños, sosteniendo o aplastando esperanzas,  corroyendo o fortaleciendo principios…

Esas formas impalpables, que por la mente corretean,  asomando como otoño o primavera, como verano o invierno…

Esas formas intangibles, que por la mente rondan,  que son alba en noche oscura, que son en día sereno, infierno…


Esas formas etéreas, que por la mente revolotean… Esas formas que deformes…labran versos.


votar

El relieve del ánimo




Una forma que emerge de la nada o del todo, un caprichoso perfil propio de las desazones, una hipnótica talla, quizás reveladora de ilusiones,  una silueta en cartón o marfil, por el arte del espíritu labrada, un desahogo a las emociones, un halo de luz en la noche cerrada, una tormenta a destiempo , una naranja amarga.


Ánimo en su relieve, maniáticas formas danzan.

Cinceles de Fe


He transitado por el arcano del desierto de la soledad, donde no había tregua que al corazón  reposara, ni oasis que la sed del alma aplacara.  He deambulado por los rasos de lo inhóspito, donde tan solo moraban desazón, pena y tristeza,  un resuelto mar de desolación, rompiendo sus olas sobre castros de desamparo, atalaya de cimientos otrora recios, que se turbó con cada rabioso envite de la ley vital.

De la mano de la fiel esperanza, que celó el tesoro de la ilusión, que día a día regó el jardín de mis sueños, que arrancó los espinos que se apoderaban de la tierra de mis sentimientos, me he allegado al final de un sombrío horizonte que da paso a otro de luz pletórico, albor de colosal perspectiva, primavera deseada tras un largo y despiadado invierno.


Dejaré a mano mi tabardo, colgado de la percha del ropero de los reveses, mas en tanto, voy a salir a la calle, a deleitarme en los cromas de las flores que, como yo, retoñan abriendo sus pétalos en una orgía de vida.  

Es el Amor quien me aviva, el de los que perdí y el de los que están, piedra roseta de mi fuerza y optimismo, tallada con cinceles de fe.


votar

La quietud del silencio

Trato de engancharme a la quietud del silencio, seductora afonía en avenencia mil veces rota, desgajada por distorsiones que a mis musas derrotan.

Trato de engancharme a la quietud del silencio, en busca del infinito cosmos, a modo de creación o con el talante del caos, decidido en la mudez que me sosiega y aplaca, aventando poderosa, las letras aletargadas, océano inmenso donde navega mi nao.

Trato de engancharme a la quietud del silencio, mas por mucho que lo intento, tan solo nacen versos quebrados, del pasado alimentados, por el presente engañados y hacia el futuro, incrédulos.

Trato de engancharme a la quietud del silencio, mas el silencio no hallo.




votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog

Visitas al blog

Seguidores