Deseada Luz

Difícilmente habrá luna,
con las nubes empeñadas,
en poner un velo al cielo,
que por mucho que ésta brille,
que por mucho que esté llena,
la brillantez, será bruma,
teñida de cromas negros.

¡A ti te dejo la suma!
para que encuentres el precio,
la razón más la cordura,
corazón más esperanza,
unas gotas de dulzura,
y grandes dosis de empeño,
no te olvides en la cuenta,
de tolerancia y respeto,
y resta la desazón,
que dan los malos momentos,
añade, también locura,
esa que todos tenemos,
la que sale del amor,
muy a menudo en el trayecto,
y verás como la luna,
aun bruñida entre las sombras,
gobernará el firmamento.

¡Dame  esa luz en la vida,
que yo solito no puedo!
votar

Cuando dejas de ser Tú

No es nada distinto, que es más de lo mismo,
cada noche, obtusas sombras, dislates y absurdos,
cada noche, más oscuridad, más desánimo,
y no es nada distinto, es más de lo mismo.

Cuesta entenderlo,  complicado encajarlo,
la necedad despertó , no hay remedio que la pare,
no es la razón quien lleva, el timón de la nave,
que son redundantes vapores, actores de mala sangre.
no es nada distinto, que es más de lo mismo,
hace tiempo, todo fue escrito,
y cobarde, mi corazón, se evade.


¿Es justo sembrar calmas y recoger tempestades?


votar

Te echo de menos, mamá.



Quiero hacerte un homenaje,

no sé por dónde empezar,

hace un año, nos dejaste,

hacia el cielo te marchaste,

casi sin avisar.



El legado que nos distes,

fue agua pura nacida,

de un manantial piadoso,

vertiendo gotas de vida,



y aunque el reloj se paró,

el tic tac siguió latente,

y la aguja caminó,

por el sendero del tiempo,

en la esfera de la suerte,

aguantando esos momentos,

tratando de ser muy fuerte,

tal como me enseñaste,

de no temer a la muerte.



Ahora todo es muy agreste,

los prados no son tan verdes,

los mares no son azules,

los viernes, ya no son viernes.

Las nubes no son esponjas,

flotando en el infinito,

solo son tristes vapores,

expandiéndose en el vacío,



Que sigue mi alma anclada,

al dulce de tus caricias,

Que es nostalgia, mi morada,

implacable soledad,

que no hay nada, en la nada,

que necesito llorar…



Aun con todo, mi princesa,

es abierta mi sonrisa,

es la marea que baja,

y luego sube deprisa.



Sigo adelante, Luna,

no detengo mi aventura,

navegaré al horizonte,

doblegaré a las conjuras,

que el destino proveerá,

nada me parará,

que habrá luz en el camino,

que tu estrella me guiará,

que mi alma es la de un niño,

a quien protege mamá.

votar

El Templo de tu Alma

No te pienses que la vida da alegrías,
que las mismas cada cual se las fabrica,
que depende del color con que se miran,
esas cosas que nos pasan cada día.

Que si bien la suerte, puede estar de cara,
que si bien, a veces, puede ser esquiva,
es el ánimo el que elige su jugada,
decidiendo ver con uno u otro prisma.

Que es el amo el que manda en su morada,
que es el dueño quien asoma entre cortinas,
que es él,  quien las abre o mantiene cerradas,
eligiendo oscuridad,  o claridad infinita.

Deja entrar la luz del sol,
por tu ventana cautiva,
no dejes que nada ahuyente,
esos rayos de esperanza
y abre tu corazón,
no haya nada que lo impida,
que la vida son dos días
 y mereces disfrutarla.

¡Deja entrar la luz del sol,

 en el Templo de tu Alma!



votar

Los tres soles de mi amanecer: Isa, Gema y Marta


Mi amanecer son tres soles,
me pasa desde pequeño,
no es quimera, no es un sueño,
se trata de mis amores.

No penséis que es nada raro,
que considérome honesto,
que no me meé en el tiesto,
que son distintos ardores,
colores distintos de luz,
que los enreda el afecto,
sacando factor común.

Que son mis primas, señores,
a las que tildo de hermanas,
con ellas, azul mañana,
y alejados los temores.

Con mis chicas no hay tormentas,
tan solo brillos y sones,
que son Marta, Isa y Gema,
razón de mis emociones.

Mis tres  hermanas pequeñas,

mis más mimados acordes.


votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog

Visitas al blog

Seguidores