jueves, 20 de junio de 2019

Pescador


Hay un dicho popular que sentencia “Ningún pescador de caña ni molinero de viento necesitan escribano para hacer testamento”…
Quiero Paulino, de mi madre hermano y por legado, tío, hacer de estos versos, nacidos del corazón, un homenaje sentido, a alguien que a mi vida, mucho de bueno aportó.
De caña era y entre cañaverales, cañas con los suyos, caña “pal pelo” y caña de fórmula uno cuando la vida olía a humo… con esa caña pescó, el cariño de los suyos, mi tío, el pescador.
Una caña de vida, sí… Una caña de persona, a la que nada arrincona ni nada arrinconó… Hostias como panes de la vida recibió y con mano firme y dura, a la vida traicionera, esas hostias devolvió.
¡Qué puñetas, no fue fácil! ¡Puta guerra y la madre que la parió!
¡Cuánto sudor para una puta peseta y encima pidiendo perdón!
Trillando campos de trigo o de paleta en la construcción,
Esto lo saco adelante, ¡pues no soy yo cabezón!
¡Qué aterricé en Torrejón y no me hacía falta una Base, tan sólo un poco coraje y dar todo el corazón!
Hoy te has marchado, tío, con la vida ya has cumplido, siempre dando lo mejor.
Hoy tomas un nuevo camino, perfecto y definitivo… Te llevo en el corazón.

A Paulino
DEP 19/06/19

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Visitas al blog